Salto en el trampolín como deporte olímpico: historia y clasificación

Salto en el trampolín como deporte olímpico: historia y clasificación

Hay una gran cantidad de deportes que pueden causar opiniones contradictorias. Además del curling y el ajedrez, esto incluye el trampolín. El hecho es que muchas personas perciben este deporte como un tipo de actividad al aire libre, sin implicar ninguna seriedad. Sin embargo, un estudio más detallado de esta lección elimina todos los pensamientos posibles sobre este tema. El simple hecho de que el trampolín es un deporte olímpico aumenta significativamente la importancia y la autoridad de este ejercicio a los ojos de los atletas y la gente común.

Lado útil

Teniendo en cuenta el hecho de que el trampolín es un deporte bastante difícil, vale la pena prestar especial atención a qué efecto tiene exactamente en la salud humana. Las principales ventajas de este deporte incluyen el hecho de que desarrolla significativamente el aparato vestibular, aumenta el nivel de destreza, resistencia, flexibilidad y coordinación de movimientos. Además, no olvide que con el trampolín activo, una persona desarrollará aquellos músculos que no están involucrados en su vida habitual.

Además, el deporte mencionado puede considerarse una excelente manera de prevenir enfermedades cardiovasculares. La cuestión aquí es que las cargas alternas durante el aterrizaje y el vuelo permiten que las células del cuerpo reciban más oxígeno, lo que, a su vez, conduce a su mejor funcionamiento y también mejora el metabolismo. El resultado de todo lo anterior es una salud significativamente mejor después del trampolín regular.

La historia

Los orígenes del trampolín

Este deporte comenzó a existir en los años 30 del siglo pasado. Fue en ese momento que un ingeniero estadounidense llamado George Nissen inventó la construcción de un trampolín moderno y le dio el nombre que ahora todos conocen. Luego, los trampolines se utilizaron únicamente con fines de seguro para acróbatas y varios especialistas.

Después de un tiempo, los trampolines dejaron de considerarse elementos de seguridad y gradualmente comenzaron a recibir el estado de simuladores para varios deportes. Muy a menudo, estos gimnastas fueron utilizados por gimnastas cuando estos últimos necesitaban practicar trucos complejos y peligrosos. Como resultado, este proceso llevó al primer campeonato nacional de trampolines en los Estados Unidos en 1948.

Con cada año posterior, más y más países prestaron atención a este espectacular deporte. Poco a poco, las asociaciones nacionales de trampolín comenzaron a surgir. Y después de un tiempo, surgió una asociación similar en Moscú, que finalmente dio sus frutos a todo el país en forma de premios olímpicos, que se mencionarán a continuación.

Trampolín saltando como deporte olímpico

Logo de los Juegos Olímpicos

A pesar de la larga historia y el hecho de que se llevaron a cabo competiciones internacionales relevantes en la década de 1980, este deporte no entró inmediatamente en el programa de los Juegos Olímpicos. La primera competencia de trampolín en los Juegos Olímpicos se celebró en 2000. Y muchos expertos dicen que, entre otras cosas, esto sucedió debido al hecho de que poco antes de 2000 este deporte estaba bajo la jurisdicción de la Federación Internacional de Gimnasia.

Desde entonces, el deporte descrito se puede encontrar en el programa de todos los Juegos Olímpicos de verano. Lo más interesante para nosotros aquí es que los primeros campeones olímpicos en trampolín en la clasificación masculina y femenina fueron atletas rusos llamados Alexander Moskalenko e Irina Karavaeva.

Clasificación

Salto acrobático

El trampolín como deporte olímpico se divide en los siguientes tipos:

  1. Saltos individuales Representan la realización de un ejercicio de diez elementos durante saltos altos y continuos, durante el cual los atletas deben mostrar rotaciones y piruetas especiales. Este tipo, como regla, contiene programas obligatorios y arbitrarios.
  2. Pista acrobática. En la pista correspondiente, de 25 metros de largo, los atletas deben realizar saltos con todo tipo de rotaciones sin espacios entre los elementos. Esta opción de trampolín no implica un programa obligatorio.
  3. Saltos sincronizados. Aquí se realizan competiciones entre sincronistas sincronizados masculinos y femeninos. Para ganar en este tipo de competencia, debes realizar los mismos elementos de la forma más sincrónica posible.
  4. Doble minitramp. La subespecie más joven del salto. Aquí, los atletas se topan con un caparazón y, a partir de él, realizan rotaciones y piruetas especiales.

Conclusión

Salto sincronizado de trampolín

Por lo tanto, el trampolín como deporte olímpico es muy emocionante tanto para el público como para los propios atletas. A pesar de la pequeña popularidad hasta ahora, este deporte tiene una historia bastante rica e interesante, lo que debería permitirle ganar más y más fanáticos cada año próximo.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *